Noticias...

Los errores de las compañías en LinkedIn

Los errores de las compañías en LinkedIn

Siempre tratamos de contarles cosas interesantes para hacer en LinkedIn, una de las redes sociales, en mi opinión, no tan bien aprovechadas por el mundo. Muchas personas no están demasiado involucradas en LinkedIn, y es una lástima porque podrían encontrar muchas cosas interesantes. Si bien antes les hemos contado sobre cómo compartir contenidos interesantes o cómo gestionar nuestros contactos de forma correcta, hoy nos vamos a concentrar en un aspecto nuevo para LinkedIn, el perfil de empresas.

Las páginas de empresas, administradas por las mismas empresas, son relativamente una novedad en el mundo de LinkedIn. Esto no quiere decir que tengamos que aproximarnos al concepto con las mismas ideas que podemos llegar a tener para manejar una cuenta de Facebook o de Twitter. Nada más lejano. Si usamos estas dos redes sociales como referencia, lo más probable es que terminemos cometiendo errores importantes que nos harán quedar mal como empresa.

Me gustaría repasar primero algunos detalles de una página para empresas:

  • Solamente pueden ser creadas por un empleado de la compañía, que actualmente esté trabajando allí y esté registrado en su perfil de LinkedIn.
  • La persona que crea el perfil de empresa tiene que además tener una cuenta de correo electrónico comprobada de la empresa de la cual quiere crear el perfil.
  • No se puede tener una cuenta vacía: se tiene que haber completado más del 50 por ciento del perfil, y además tener varios contactos.
  • Un recurso importante para gestionar de forma correcta una página de empresa en LinkedIn es la página de soporte. Les recomendamos que la lean detalladamente antes de aventurarse a una nueva página, sobre todo si el nombre de la compañía está en juego.

Ahora bien, una vez que tenemos en claro cuáles son las reglas de LinkedIn (quizás podamos hacer otro post con esta temática) podemos comenzar a administrar nuestro perfil, nuevamente comprendiendo las diferencias. LinkedIn es una red profesional, y como tal se tiene que manejar con un cierto profesionalismo. Tenemos que tener a una persona calificada manejándola, y hasta quizás sería ideal que fuera una persona de nuestro departamento de Recursos Humanos en lugar de un Community Manager.

¿Cuáles son los peores errores que se pueden cometer, siendo una empresa, en LinkedIn?

No completar bien tu información

Si somos una empresa, esto es básico para cualquier red social en la que queremos participar. Tener la información completa no solamente nos optimiza el posicionamiento sino que además da una imagen mucho más profesional. Por eso tenemos que dejar la creación de nuestro perfil en manos de, al menos, una persona que sea usuaria asidua de LinkedIn.

Otra cosa que no puede faltar en nuestro perfil es nuestra información de contacto, fundamental para que las personas que quieran mandarnos un correo puedan hacerlo. Por el momento y afortunadamente para los que no disfrutamos del spam, las páginas de compañías no pueden mandar mensajes, así que el mantenimiento debería ser mínimo. Si nos tomamos algunos minutos para completar no solamente la información obligatoria sino también la personal, podemos aprovechar los beneficios.

Tener errores ortográficos

Jamás vamos a poder escapar de los errores humanos, pero al menos podemos tener cuidado de no cometerlos. La cantidad de empresas y representantes de empresas que apenas pueden deletrear en LinkedIn es impresionante. Y si mandamos ofertas laborales a través de nuestros representantes, entonces tenemos que asegurarnos que se mande un mensaje concreto, pero profesional.

Esto se puede arreglar fácilmente, teniendo a una persona responsable a cargo de la red, y quizás creando mensajes personalizables donde no quede espacio para el error. Por supuesto, todo puede suceder, pero mejor tener todas las bases cubiertas.

Personaliza tu perfil

LinkedIn nos ofrece opciones de personalización limitadas para los perfiles de compañías, pero no por eso tenemos que usarlos a medias. Dentro de la misma línea del consejo de mantener bien completada nuestra información, aprovechemos estas opciones nativas para darle un toque diferente a nuestra página, y diferenciarla del resto.

Encuentra candidatos interesantes

Una presencia en LinkedIn significa acceso a miles de potenciales nuevos empleados que pueden aportar un valor agregado a nuestra empresa. Tenemos que saber cómo contactarlos. Por eso, no solamente tenemos que tener personas responsables a cargo de nuestro LinkedIn, sino que tienen que ser usuarios intensivos ellos mismos. Las páginas de empresas no nos permiten enviar mensajes, pero sí podemos tener personas que envíen mensajes en nuestra representación.

Para esto, algunos consejos prácticos (basados en mi experiencia recibiendo mensajes, que debería servir para interesar a potenciales candidatos):

  • Seamos concretos: podemos hablar sobre la historia de la marca o empresa después, tratemos de ahorrar líneas para que la persona pueda leer la propuesta rápidamente desde su correo.
  • No hablemos de números: dejemos espacio para negociar y no hacer perder el interés de la persona desde un primer momento con un número de sueldo que no es el que está buscando.
  • No seamos misteriosos: no hay necesidad de decir “importante empresa busca” si cuando la persona entra en el perfil de nuestro representante ve dónde trabaja.
  • Seamos rápidos: dejar esperando por días por una respuesta a una candidatura no es bueno para la compañía, y ciertamente hará perder el interés a una persona que no esté desesperada por el puesto.

Hoy en día, se mandan muchas ofertas laborales por LinkedIn, así que además podemos aprovechar la funcionalidad de JobPosting para hablar sobre las candidaturas que esperamos.

No sincronices tus otras redes sociales

En otra oportunidad hemos hablado sobre esa maldita costumbre de sincronizar, por ejemplo, Facebook y Twitter. Otra de las grandes maldades de esta sincronización es la que nos permite sincronizar nuestros updates de Twitter o Facebook en LinkedIn. Por favor, no lo hagamos. Quizás pueda parecer una buena idea en el momento, pero realmente no es necesario. Si queremos tener contenido propio, podemos tener ideas originales.

Detalles

Fuente: www.bitelia.com.

0


rperrone

Sobre el Autor

Desarrollador de sistemas y aplicaciones especializado en web / Analista de Sistemas / Especialista en procesos de gestión @reinaldoperrone