Noticias...

Las 12 razones por la que los usuarios no confían en tu Empresa

Las 12 razones por la que los usuarios no confían en tu Empresa

Una de las cosas más frustrantes que experimentan algunas empresas en internet es ver que las campañas de SEO y Adwords están llevando el tráfico esperado al sitio web; sin embargo, algo ocurre que los usuarios abandonan la página rápidamente sin realizar ninguna acción. Esto demuestra que no confían en la página ni en la empresa, por alguna razón que no logramos entender.

Como veremos en el siguiente artículo, es probable que, si estás haciendo alguna de estas cosas, los usuarios desconfíen y se alejen de lo que tu sitio web ofrece.

¡Vamos a ver las 12 razones por las que los usuarios no confían en tu empresa!

1) Un diseño web poco amigable.

Las primeras impresiones lo son todo. Y en estos días, la simplicidad y la facilidad de navegación es la clave para ofrecer una experiencia de calidad a los visitantes de una página web, para que puedan encontrar fácilmente lo que buscan.

¿Has escuchado hablar de la prueba del parpadeo? Consiste en verificar que un sitio sea capaz de orientar a sus nuevos visitantes en sólo 3 segundos, ya que de lo contrario, el usuario abandonará el sitio porque no lo comprende.

Recuerda: los internautas no tienen paciencia, no esperan.
Por esta razón, no es recomendable tener:

  • Animaciones que distraigan.
  • Una navegación desordenada.
  • Una carga lenta de las imágenes.

2) Dificultad para ponerse en contacto con la empresa.

¿Por qué no puedo ponerme en contacto con la empresa? Si tu sitio no ofrece información de contacto (número de teléfono, dirección de correo electrónico, incluso una dirección física) da la impresión de que en tu empresa no quieren hablar con nadie y que simplemente sólo te interesa realizar una venta y nada más.

Un simple botón “Contáctenos” que lleve a una página con tus datos de contacto es suficiente para fortalecer esa relación y generar la confianza necesaria para que los usuarios crean en ti y en tu sitio web.

3) Precios no disponibles.

Internet es una excelente herramienta para vender y exhibir productos, pero también lo es para cotizar y motivar la decisión de compra de los usuarios. Por eso un sitio que no publica los precios de sus productos y servicios pierde gran parte del tráfico web que recibe a diario.

Existen casos en que el valor se logra establecer después de conocer los requerimientos específicos del cliente, por lo que también es posible publicar precios de referencia o de trabajos anteriores, para que el usuario tenga al menos una idea de lo que le costará a él.

4) Textos y descripciones vagas.

Esto es así de sencillo, si los lectores no entienden lo que estás tratando de decir, pueden pensar que los quieres engañar o que les estás ocultando algo. La confianza es uno de los elementos más importantes de un negocio en internet. Si los usuarios no confían en tu sitio, tampoco lo harán con tus productos y servicios.

Sé los más claro, transparente y preciso posible para dar a conocer una promoción, una oferta, un beneficio, las características de un producto, condiciones de pago, política de devoluciones, etc. No permitas que tus potenciales clientes se pregunten si estás omitiendo algún dato relevante.

5) Ortografía y gramática descuidada.

Ser específico en la redacción no es suficiente. Hay que ser responsable, y nada parece menos profesional que una escritura llena faltas de ortografía. No es necesario ser Shakespeare, pero sí respetar a los lectores con una redacción legible y agradable.

6) Estás escribiendo sólo para Google y no para personas.

En este tema del posicionamiento web es muy fácil perder el foco (los usuarios) y preocuparnos sólo por la presencia en los resultados de búsqueda en Google.

¿Qué ocurriría si nuestra campaña lleva muchos potenciales clientes, pero al llegar al sitio lo abandonan a los pocos segundos? En el mediano o largo plazo tu campaña será un fracaso y perderás la confianza de varios posibles clientes, quienes no volverán a entrar a tu sitio.

Una de las razones podría ser esa obsesión por Google y olvidar los intereses y necesidades de los usuarios. Por lo tanto, no perdamos de vista que estamos escribiendo para seres humanos, utilizando términos de búsqueda que tienen sentido dentro de un contexto.

7) Formularios con campos excesivamente personales.

¿Realmente necesitas saber el código postal de un usuario que hace una simple consulta? ¿la ciudad? ¿la región, el país, el teléfono?

Quizás para vender tus productos sí necesitas más información del comprador, pero para responder una simple pregunta o para hacer una cotización puedes ahorrarles todo esos datos y luego, cuando el usuario ya haya decidido comprar, pedírselos.

Pedir información sin ninguna razón aparente es uno de los principales factores para que los usuarios abandonen los procesos de compra.

10) Falta de una política de privacidad visible.

Comparte y publica la política de privacidad de tu sitio con los potenciales y actuales clientes cuando ellos están ingresando su información personal al sitio. De esa manera ellos sabrán que no compartirás su información con terceros ni que le darás mal uso.

11) Malos comentarios en Internet.

Internet puede ofrecernos una infinidad de productos, pero muchas veces no sabemos con quién estamos tratando. Por esta razón, algunas personas deciden investigar y rastrear a la empresa a través de foros, blogs, páginas de reclamos, etc, antes de trabajar con ellos, lo que es una muy buena medida.

Es posible que una empresa tenga muchas reseñas positivas, buenas críticas y clientes satisfechos, pero esto no es suficiente. El sólo hecho de tener un comentario negativo podría arruinar toda tu reputación y alejar a tus potenciales clientes.

Frente a estos malos comentarios sólo queda reconocerlos y mejorar, compensar a quienes se han visto perjudicados sin querer o bien refutar algunos comentarios con hechos y datos que refuercen tu punto de vista.

Lo importante siempre es conversar de buena manera, con la intención de solucionar y aclarar todo problema que pueda haber ocurrido y motivado ese mal comentario.

12) No tener presencia social.

¿Tienes una página de empresa en Facebook? De acuerdo, esta red social no determinará el éxito de tu empresa, pero podría ayudar a acercarte a potenciales clientes y a fortalecer la confianza que ellos tienen frente a ti.

Queramos o no, los medios sociales se han convertido en algo que está omnipresente, algo que simplemente tiene que estar para que parezcas una empresa moderna, que ha sabido adaptarse a los tiempos que corren.

No olvides que esto no garantiza el éxito. Si no usas Facebook activamente, eso también podría perjudicar tu presencia en internet y tu reputación. Esto significa que tus fans y seguidores logren compenetrarse con el contenido que publicas regularmente, y por tu lado, debes comprometerte a responder e interactuar con aquellos usuarios que escriban y comenten en tu perfil social.

Bonus: Ser proactivo y agradecido

Muy bien, esto no es una razón. La gente no confiará en tu empresa inmediatamente porque tú eres proactivo; sin embargo, esta actitud es una manera de pavimentar ese largo camino.

Por eso, cada vez que tengas la oportunidad demuestra el respeto y el amor por el cliente, por tus productos, por lo que haces, por tu equipo de trabajo, por el trabajo y el tiempo que otros dedican en navegar en tu sitio.

¿Has recibido buenos comentarios últimamente? Respóndelos y expresa tu agradecimiento. ¿Cotizaron pero nadie compró? No importa. Agradéceles y déjales las puertas abiertas para que vuelvan y dales un canal directo para aclarar sus posibles dudas. Verás que con el tiempo, poco a poco, los clientes y potenciales clientes confiarán en ti, en tu empresa, en tus productos y servicios.

Fuente

0


obarrerafranco

Sobre el Autor

Desarrollo Web, Seo, Social Media, Marketing Digital. Sigueme en twitter @obarrerafranco o visita mi blog personal Internetsinbarrera.com